Samsung no para quieto. Si bien hace poco presentó el Galaxy S 4 hace unas unas semanas, no se da ningún respiro y sigue trabajando terminales nuevos. De hecho, la semana pasada nos hicimos eco de la nueva familia Galaxy Mega de teléfonos inteligentes que, en principio, vería la luz durante el mes de junio. Asimismo, para seguir al pie del cañon, Samsung ha presentado oficialmente el Galaxy Win, un nuevo terminal enfocado a la gama media.

Galaxy-Win

En cuanto a las características técnicas, el Samsung Galaxy Win es un móvil Android con una pantalla de 4.7 pulgadas que incorpora un procesador de cuatro núcleos a 1.2 GHz combinado con 1 GB de RAM. Asimismo, cuenta con 8 GB de memoria interna expansible mediante tarjetas microSD. En la parte trasera cuenta con una cámara de 5 megapíxeles que permite grabar a 720p. Por último, el móvil contará con una batería de 2000 mAh y correrá sobre Android 4.1 Jelly Bean.

Bien es sabido por todos que la estrategia de Samsung consiste en lanzar un gran diversidad de teléfonos al mercado para intentar suplir las necesidades de la mayoría de personas. Su objetivo no se centra en ningún nicho específico, es decir, sólo busca vender la máxima cantidad de teléfonos posible. Esta práctica es una buena estrategia de negocio ya que permite llegar a un gran porcentaje de la población que necesita un móvil normal y corriente sin muchas más pretensiones.

Sin embargo, como punto en contra, nos encontramos con la falta de innovación en estos modelos. De hecho, el Galaxy Win es ligeramente mejor que el Samsung Galaxy S2 Plus a un precio, seguramente, mayor. Esto nos lleva a plantearnos cómo está la situación. Ahora mismo, un móvil de hace dos años ya se considera obsoleto por mucha gente. Sin embargo, los fabricantes desarrollan otro un poco mejor y, al ser nuevo, la gente no duda en lanzarse a por él. Personalmente, me gustaría que si sacasen un teléfono nuevo, éste mejorase al anterior de manera notable para plantearse el cambio. De momento, la mayoría de modelos nuevos son similares a los existentes.

En definitiva, el Samsung Galaxy Win es un teléfono de gama media que no destaca mucho si lo comparamos con los anteriores. En realidad, se trata de otro dispositivo diseñado para captar más usuarios en lugar de para presumir de innovación. Todavía desconocemos su precio.