¡No te pierdas nuestro contenido!

Desde Holanda, el país de las bicicletas, nos llega el Qugo, un vehículo que parece el hijo de un triciclo y un Segway. Funciona con una gran rueda delantera motriz y es bastante rápido y manejable.

El Qugo nace en Holanda gracias a Silvestris, una empresa holandesa. Holanda es uno de los países en donde la gente está más concienciada en usar otro tipo de transportes que no sean el coche. Sus inexistentes desniveles lo hacen un país ideal para desplazarse en bicicleta. Pero ¿y si queremos reducir esa bicicleta a su mínima expresión? Veríamos que casi no nos queda espacio para los pedales y que su estabilidad se comprometería. Por ello le añadimos una plataforma, una batería y un par de ruedas que nos soporten y ya tendríamos al Qugo.

El Qugo tiene una alta autonomía y velocidad. Gracias a su motor eléctrico nos proporciona una velocidad máxima de 25km/h con una autonomía de 25 kilómetros. Su batería se puede cargar en unas 3 o 4 horas, así que sería ideal para ir al trabajo ya que al llegar lo cargamos y ya lo tenemos listo para cuando tengamos que volver. Su peso es de 25kg en el modelo estándar (sin extras) y está diseñado para trayectos cortos en los que normalmente usaríamos el coche.

Su estabilidad no se mantiene con ningún sensor ni motor eléctrico como sí hace el Segway y su manejo aprovecha el movimiento del cuerpo, con lo que se le da más libertad al usuario y no se compromete su seguridad. Realmente el Qugo parece un vehículo muy rápido y manejable y se debería comprobar que tan portátil es para cargarlo cuando no lo estamos usando. Sus creadores aseguran que conducirlo es como esquiar en asfalto ya que su manejo permite girar en zig-zag tal y como haríamos con unos esquíes. Y para controlarlo tenemos unos frenos en el manillar y además en la mayoría de países no requiere usarlo con casco.

El Qugo de momento solo se puede comprar en unos pocos distribuidores y a un precio sin determinar. En el vídeo de a continuación podéis verlo en acción.