La Jawbone UP fue uno de los predecesores de toda esa fiebre de monitorizadores de nuestra vida diaria que estamos viviendo últimamente, con ejemplos como la Nike Fuelband y los Fitbit a la cabeza. En Hipertextual ya hicimos nuestra reseña de la pulsera en su día, pero paradójicamente, poco después de que se pusiese a la venta, la compañía tuvo que retirar la pulsera por los numerosísimos problemas que todos sus usuarios estaban reportando y devolvió el dinero a todos los usuarios descontentos con el producto, sin hacer preguntas.

Parte de esos problemas se debían la resistencia al agua, la humedad y los problemas de la batería. Ahora, Jawbone ha relanzado la UP en un segundo intento que parece, ahora sí, haber resuelto todos esos problemas y que llega con nuevas funcionalidades, un ligero rediseño y sobre todo nuevos colores. El precio de venta será de $130 dólares y de momento sólo estará disponible de manera física en Estados Unidos, si queremos hacer un pedido online de manera internacional podremos hacerlo a través de la web, que en el momento de escribir estas líneas nos manda a una espera que parece se prolongará hasta 2013.

Como usuario de Fitbit y de Nike Fuelband , de momento la Jawbone UP me parece una fusión interesante entre nuevos productos. Por parte de la Fuelband porque usa el mismo form factor, una pulsera, que a mí me parece el más adecuado, y por parte del Fitbit porque no es tan limitado a la hora de medir parámetros y podemos medir también nuestros patrones de sueño y otros aspectos de nuestra salida. Tiene una aplicación móvil completamente renovada, el diseño es a mí parece mucho más pulido y los únicos fallos que le encuentro radican en la ausencia de Bluetooth y el acabado de plástico, que habrá que ver cómo se comporta en términos de suciedad y desgaste.