¡No te pierdas nuestro contenido!

Bounce Imaging, una empresa de Boston, Estados Unidos, ha desarrollado el Bounce, una pelota con cámaras que permitiría obtener información de lugares peligrosos sin poner en riesgo la vida de nadie. La idea surgió cuando en el terremoto de Haití de 2010 se vió la necesidad de un elemento de reconocimiento que pudiera se usado en la ruinas de los edificios.

El Bounce es una pelota que cuenta con seis cámaras con óptica gran angular y se acompañan de luces LED y un giroscopio, un acelerómetro y un microprocesador. Porque sí, a diferencia de los robots de reconocimiento que se usan en casos de emergencia, el Bounce permite ser lanzado a una habitación en llamas o metido entre las ruinas de un edificio derruido. Además es un sistema mucho más rápido y más barato ya que se estima que cada pelota pueda costar de inicio unos $500 cada una. Con una producción más masiva este precio tendría que descender.

El Bounce funciona lanzándolo y las cámaras toman fotos a un ratio de 2 por segundo mientras la pelota rueda a través del suelo. Esas imágenes se unen para forar una panorámica de 360 grados y se transmiten por conexión inalámbrica a un smartphone o ordenador portátil situado en el exterior. El giroscopio y el acelerómetro ayudan al Bounce a determinar que representa cada foto y así puede saber donde está situada cada una. Esto es algo que cuando se ha hecho solamente vía software era complicado de conseguir.

Dependiendo de su uso habrá diferentes versiones de la pelota equipadas con diferentes sensores. La versión para bomberos vendrá con sensores de humo, alcohol y oxígeno, la de Homeland Security de los Estados Unidos vendrá con un contador Geiger y un detector NRBQ (nuclear, radioactivo, biológico y químico). El modelo de búsqueda y rescate vendrá con detectores de vibración y micrófonos digitales.

El producto es todavía un prototipo pero en Bounce Imaging esperan que el producto final pueda ser probado por equipos SWAT en Enero.