¡No te pierdas nuestro contenido!

Analizamos a Super Paquito, un tablet sacado a la venta por Imaginarium que intenta acercar la tecnología a los pequeños de la casa. Su objetivo es la educación y el entretenimiento. Ahora que están tan de moda estos dispositivos era cuestión de tiempo que saliesen algunos dedicados al entorno infantil.

Diseño y apariencia

Cuando lo cogemos con las manos nos transmite una sensación de seguridad gracias a su carcasa de aluminio. La construcción es robusta, diseñada para poder resistir al uso de los niños tales como las posibles rayaduras o rozaduras. Comparando con otras tabletas, esta es un poco más gruesa de lo habitual pero no molesta mucho. Es más, los niños pueden cogerla con más firmeza y sentirla mejor en las manos.

En la parte trasera destaca una cámara de 3 megapíxeles y en la parte frontal una de 2 megapíxeles. En cuanto a calidad, la trasera, no es perfecta, en entornos de poca luz tiene bastante ruido. Por otro lado, cuando hay más luz, sirve para salir del paso. Os dejo que evaluéis vosotros a continuación una foto sacada en la calle. Si pincháis sobre la foto veréis el archivo original.

Una vez que lo encendemos, tenemos que seguir todos los pasos de instalación como en cualquier dispositivo **Android*. Sin embargo, en cuanto llegamos al escritorio, no nos resulta muy familiar. Lleva una interfaz gráfica muy específica que no recuerda para nada al sistema operativo móvil de Google. Los iconos de las aplicación son bastante grandes. La barra desplegable de arriba en la que normalmente vemos las notificaciones ya no se despliega. Para verlas nos tenemos que dirigir a la esquina inferior derecha al icono del buzón y pulsar para que aparezca un nuevo recuadro con todas nuestras novedades.

Seguridad

A parte de la interfaz gráfica el software es muy restrictivo. Todo lo que se puede hacer y no hacer en el tablet lo deciden los padres gracias al centro de control parental que se accede a él mediante el icono situado en la esquina superior derecha y dibujando un patrón de desbloqueo.

Cuando accedemos a esa pantalla disponemos de varias opciones. Aquí creamos los usuarios, y si queremos, les podemos otorgar unas configuraciones distintas a cada niño. Los padres deciden que aplicaciones instaladas van a permitir que las utilice su hijo. También pueden fijar un horario de uso. La típica excusa de “5 minutos más” ya no será válida puesto que cuando llegue la hora el tablet se bloqueará y no le permitirá seguir usándolo. En el centro de control se deciden también los vídeos que puede disfrutar el niño, las páginas webs, se añaden los contactos y se configura el e-mail.

Experiencia de uso

En todo tablet la pantalla es uno de los puntos mas importantes porque que es el medio mediante el cual interactuamos con la máquina cada vez que la utilizamos. Esta pantalla consta de 9,7 pulgadas, una medida correcta. En cuanto al brillo, no nos podemos quejar, es bastante aceptable. Sin embargo, a la hora de usarla, nos encontramos con que no va muy fluida la transición entre escritorios. A un niño puede que no le resulte molesto pero todo hay que decirlo por si acaso. Otra cosa que no me convence mucho es el emplazamiento de los botones de “retroceso” y “opciones”. Se ubican en el canto en el lado superior derecho. Se hace algo incómodo pulsar el botón allí para volver un paso atrás pero puede que se deba a la costumbre de tenerlos en la parte inferior. Por mi parte, echo en falta algún botón que permita volver a la pantalla inicial directamente.

En cuanto al software, vemos que las principales aplicaciones de Google son más amigables gracias a una interfaz más descriptiva. Por ejemplo, aquí tenéis la aplicación del correo:

Me ha llamado la atención la tabla de recompensas, es una app que pretende pasar al entorno digital lo que antes se hacía en una papel. Se describen los distintos objetivos del niño y cada vez que los va cumpliendo los padres los van evaluando y les van dando premios.

En el apartado de idiomas, han incluido una app del British Council para practicar el inglés. Se trata de intentar formar el máximo número de palabras válidas en el menor tiempo posible. Para ello tenemos un recuadro de 4x4 casillas con letras y tenemos que formar una palabra con las marcadas en rojo.

Para los jóvenes artistas, viene preinstalado un app que les permite dar rienda suelta a la imaginación. Es un programa al más puro estilo Paint.

El tablet no desprecia la lectura, algo fundamental para la educación de cualquier persona. Viene de fábrica una aplicación para poder leer libros electrónicos.

Aún así, al tratarse de Android, los padres tienen acceso al amplio Play Store. Allí pueden descargar e instalar todas las aplicaciones que consideren pertinentes para el uso y disfrute de sus hijos.

Conlusiones

6/10

Este tablet va dirigido al sector infantil y objetivamente no podemos compararlo con el resto de los tablets del mercado ya que estos van dirigidos a un público generalista y compiten en otra liga.
Está diseñado para resistir al uso infantil, es decir, es menos delicado que los tablets normales. Además, es bastante ergonómico y se siente bien en las manos.
La cámara no es excelente, pero corresponde a las necesidades de la mayoría de los pequeños de la familia. Eso si, cuando hay poca luz mejor no usarla.
En cuanto al precio, lo podéis comprar por 299 €, una suma algo elevada para tratarse de un juguete infantil. Tened en cuenta que por 100 € mas tenéis un iPad 2, un dispositivo de bastante más calidad. Solo os hago la comparación para que tengáis una idea de lo que realmente cuesta.
Donde realmente destaca este tablet es en el apartado de control y seguridad. Ahí está la gran baza. Los niños no estarán tan expuestos como en cualquier otro tablet, los padres dictarán y elegirán el entorno en el que se desenvolvera su hijo. Aún así, ya vienen preinstaladas varias aplicaciones educativas listas para ser disfrutadas.