Sennheiser Momentum

Estamos en una época en que los audífonos son mucho más que simples accesorios para escuchar música. Poco a poco y a medida que se fueron popularizando los reproductores digitales de música (especialmente gracias a Apple dejó de ser suficiente que dos cables sin mayor gracia vayan desde el bolsillo hasta nuestras orejas. La gente quiere verse bien.

Apple lo entendió en su momento y diseñó audífonos de color blanco mucho más decentes que el promedio. El problema es que nunca sonaron realmente bien. La misma formula fue aplicada y exponenciada por Monster con los Dr. Dre Beats que sus looks son inversamente proporcionales al sonido (es decir, se escuchan horroroso).

De hecho, parece que la tendencia estos días es que mientras más bonito son los audífonos, el sonido es peor. Bueno, Sennheiser está aquí para demostrarnos justamente lo contrario. Y vaya que lo lograron.

Los Sennheiser Momentum son, probablemente, los audífonos circumaurales más bonitos que he usado en mi vida. Pero eso tiene valor nulo, lo importante: por el rango de precio es de lo mejor en sonido que he probado. Es difícil explicar las primeras sensaciones que tienes cuando empiezas a escuchar música con ellos, pero es bastante especial. Combinado lo extremadamente cómodos que son, tienes una experiencia de sonido difícilmente superable.

Como he comentado en reseñas de audífonos anteriores, los tres puntos más importantes para mi, con respecto a este tipo de dispositivos son:

  1. Tienen que escucharse muy bien.
  2. Deben ser lo más ligeros posibles.
  3. Deben ser extremadamente cómodos para usarlos por horas sin sentir molestias.

Los Momentum cumplen los tres puntos, con creces, pero además incorporan algunos detalles sumamente interesantes que los hacen bastante especiales, Por un lado la construcción es muy cuidada, mezclando dos materiales premium: el cuero y el metal, lo cual no solo hacen que se vean bien, sino que son en gran parte responsables de lo livianos y cómodos que son. Como buen producto alemán, la forma responde a la función y no al revés.

En cuanto a sonido, lo más importante por mucho, Sennheiser se ha encargado de mantener un buen nivel de bajos pero sin llegar al exceso que atrae como moscas a los "bassheads" pero que molesta al resto de mundo porque hace imposible escuchar bien cualquier canción. Los medios están lo suficientemente separados de los bajos y los altos manteniendo buen detalle en cada tonalidad.

Una de las cosas que más me llamó la atención al usar los Momentum es el énfasis que Sennheiser le ha dado a los tonos medios, una tendencia de audio extraña (generalmente se premia a los altos y últimamente a los bajos) pero que a la larga hizo que la gran mayoría de la música que suelo escuchar suene mejor que nunca.

Durante las últimas dos semanas he usado los Momentum para caminar de mi casa a la oficina y de regreso (una distancia de unos 6 kilómetros) y honestamente me cuesta pensar en otros audífonos circumaurales que hayan sido tan cómodos y tan agradables sobre la cabeza. De todas formas no deberíamos esperar otra cosa por los 300 dólares/euros que cuestan.

Sennheiser también intenta llamar la atención de aquellos que usamos nuestros smartphones para escuchar música y viene un cable intercambiable que incluye micrófono para contestar llamadas y hablar por teléfono sin necesidad de quitarnos los audífonos, además de control remoto para subir/bajar volumen y pausar/adelantar/atrasar la canción que escuchamos.

¿El único problema? debido al material de construcción del control remoto puede llegar a parecer pesado, lo cual es un poquito impráctico en ciertas situaciones.

En caso que no estés interesado en el micrófono y control remoto, simplemente se usa el otro cable.

También se han encargado de diseñar al detalle el conector de 3,5 milímetros con acero inoxidable y la posibilidad de inclinarse en 90 grados con respecto al cable, de tal forma que en ciertas situaciones sea más cómodo.

Conclusiones

9/10

Los audífonos son un accesorio funcional para escuchar sonido y la calidad de este debería ser siempre el motivo primordial y número uno para adquirir. Aún así hay miles de personas optando por Beats de Dr Dre que se ven bien y suenan pésimo. Sennheiser ha respondido con los Momentum y deja en ridículo a la competencia.

Es difícil encontrarle defectos a los audífonos. Honestamente me gustaría que puedan doblarse para que ocupen menos cuando están guardados y que el micrófono/control remoto sea más liviano y práctico. Más allá de eso, no tengo queja alguna. Los recomiendo muchísimo.