Continúa el juicio sobre el caso de las patentes que enfrenta a Apple y Samsung. Hace un par de días salían a la luz los informes de ventas en el mercado americano de ambas compañías en los últimos años, de los cuales se pueden sacar interesantes deducciones.


Por el lado de Apple no hay grandes sorpresas, el iPad, con 5.7 millones de unidades vendidas en el último trimestre, sigue siendo una mina de oro. Sin embargo, es en el lado de Samsung donde las cosas no cuadran, los coreanos declaran unas ventas de 37.000 Galaxy Tabs en el último cuarto de año.

Para más vergüenza, parece que Samsung nos engañó en 2010 y 2011. Hagamos un poco de memoria. En 2010 los coreanos anunciaron que había vendido su primer millón de Galaxy Tabs en poco más de 3 semanas; un par de meses después anunciaban los 2 millones de unidades. Estos números contrastan sobremanera con los datos de los informes, según los cuales, los coreanos vendieron 262.000 unidades en el Q4 de 2010, y 77.000 en el Q1 de 2011, totalizando menos de 340 mil unidades. La posibilidad más simple es que Samsung mintió, o bien que vendió la inmensa mayoría de las unidades internacionalmente. Sólo debo decir que, aparte de en los expositores de las tiendas, nunca he visto un Galaxy Tab en Europa.

Para ponerlo mejor, si además incluimos los datos de evaluaciones independientes todo es aún más confuso, puesto que IDC reporta ventas de más de 2,3 millones de unidades durante el último cuatrimestre, cuando habíamos visto como los informes sólo declaran 37 mil. Pues bien, o sólo el 1,5% de las ventas de Galaxy Tabs se produjeron en EEUU, el mercado más grande del formato tablet, o Samsung mintió.

Para terminar, me viene a la cabeza la célebre frase de Nietzsche "Lo que me entristece no es que me hayas mentido, sino que ya nunca más podré confiar en ti", y es que parece que desde Corea llevan haciéndolo un largo tiempo.