¡No te pierdas nuestro contenido!

La Galaxy Note 10.1 no es un producto precisamente nuevo. Ya habíamos podido verlo en el Mobile World Congress con una gran pantalla grande de buena calidad (Importante recordar que todavía no se había presentado el iPad Retina) y un stylus como señas de identidad.

Ha llovido bastante desde entonces, hace unas semanas Samsung anunció que estaría disponible a partir de mañana en Reino Unido y el día 1 en España el modelo sólo WiFi a partir de 529€, con fechas en latinoamérica aún por confirmar. El modelo con conectividad 3G estará disponible un poco despué. La Galaxy Note 10.1 llega como un competidor directo del iPad en un mercado donde las tablets Android no se están comportando demasiado bien y (afortunadamente) con Ice Cream Sandwich aunque la compañía ya ha anunciado una futura actualización a Android Jelly Bean.

A pesar de que como vamos a ver tiene algunas funcionalidades bastante interesantes, la mayor parte de las cuales recaen en el stylus, se nota bastante que estamos delante de un producto diseñado, concebido y planeado en un momento muy distinto al actual y que ese retraso en el lanzamiento puede pasarle factura.

Pasemos sin más a analizar todos los detalles del Samsung Galaxy 10.1.

Diseño y apariencia

Tiene unas dimensiones de 62 × 180 × 8.9 mm y cuenta con un peso de 597 gramos para el modelo WiFi, añadiéndole 3 gramos más para el modelo con conectividad 3G (lo que viene siendo el peso de una tarjeta SIM)

Disponible en dos colores, negro y blanco, la tableta está fabricada en plástico en su totalidad y destacada por un reborde plateado en el que se insertan dos altavoces en la parte central a izquierda y a derecha que suenan objetivamente bastante mejor que el trasero que llevan los dos últimos modelos de iPad o el inferior que lleva el primero. Acompañándolos en la parte frontal encontramos dos puntos correspondientes al sensor de luminosidad y a la cámara para videoconferencias que es de 1,9 Megapíxeles.

En la parte trasera encontramos la cámara trasera de 5 Megapíxeles capaz de grabar a 1080p. Si la contemplamos en modo apaisado en la parte inferior aparecen el dock para conectarlo a la corriente de 60 pines (se hubiese agradecido un microUSB) y la ranura del stylus, del que vamos a hablar más adelante.

La pantalla

En cualquier tipo de tablet la pantalla tiene que ser evidentemente de las características estrella. Como mencionábamos al principio la que monta el Galaxy Note 10.1 no está nada mal pero en todo momento supone como mucho una competencia con respecto al iPad 2 alejándose por completo en el momento en el que la colocamos al lado de la de un nuevo iPad.

Se comporta muy bien sobre todo a la hora de reproducir vídeos y ver fotos aunque se echa en falta que hubiesen afinado un poquito el sensor de luminosidad que a veces pasa a hacer directamente lo que le da la gana y es bastante aburrido tener que tocar el brillo manualmente una y otra vez.

Es de tipo LCD a 1280x800 píxeles y es totalmente compatible con el stylus, llamado S-Pen, soportando hasta 1000 niveles de presión y ofreciendo, en general, un comportamiento bastante bueno del mismo a la hora de dibujar, escribir o utilizar con otros elementos de la interfaz.

El Stylus

El Stylus es el santo grial del Galaxy Note 10.1 y realmente sobre él recaen casi todas las funcionalidades extras que lo diferencian, que en el fondo es lo que verdaderamente importa, con el resto de la competencia. Viene incluido con el tablet y se acopla en un espacio reservado donde es bastante cómodo guardarlo. Hay que tener bastante cuidado con perderlo porque un reemplazo cuesta $40 dólares.

Por defecto, y aunque podemos desactivarlo en Ajustes cada vez que sacamos el stylus se abre un pequeño menú lateral con una selección de aplicaciones (que también podemos personalizar) para utilizar con el stylus. Sobre el papel puede que no suene a tan mala idea, en la práctica sin embargo es absolutamente engorroso y acabas por desactivarlo después de dos o tres veces.

El stylus tiene un botón que podemos pulsar para realizar ciertas funciones extra como tomar una nota rápida en cualquier lugar con S Note (apretar y dos toques) o aumentar y reducir el zoom (apretar y arrastrar), echando en falta que hubiesen añadido alguna más.

S Note

S Note es la joya de la corona de todo el Galaxy Note 10.1, está impecablemente enlazado con algunas de las otras aplicaciones del sistema, como el navegador y gracias a la pantalla dividida adquiere funcionalidades aún más interesantes. Ya habíamos podido verlo y disfrutarlo en otros terminales Samsung como el archiconocido Galaxy Note pero gracias a la pantalla del Note 10.1 sus funciones y su utilidad aumentan exponencialmente.

Aparte de tener varias plantillas que podemos usar para todo tipo de situaciones las dos funciones estrella del Galaxy Note 10.1 son dos, las que están relacionadas con el reconocimiento de texto y las que están relacionadas con las funciones de pantalla dividida, que pasamos a describir en el siguiente apartado.

El reconocimiento de texto es en general, mediocre, funciona bien y reconoce bien palabras sueltas pero desde luego no puede ser usado para redactar textos largos o para escribir una carta de manera manuscrita, por ejemplo, y que la digitalice. El reconocimiento de formas sí que funciona a las mil maravillas y viene muy bien para realizar diagramas, esquemas o mapas de conceptos, útiles en el caso de estudiantes.

La última función de reconocimiento, y una de las que más impresiona, es la que permite anotar fórmulas matemáticas, desde funciones de cualquier grado a integradas y derivadas que podemos resolver gracias a la pantalla dividida donde se abre Wolfram Alpha y nos muestra la gráfica, la solución a la ecuación si la ahí e información extra bastante interesante. Las posibilidades que puede coger esta función a nivel educativo pueden ser muy, muy interesantes.

Otro de los puntos fuertes es que podemos establecer que sólo reconozca la entrada táctil del stylus, uno de los mayores engorros cuando hacemos lo mismo con el iPad, por ejemplo, que se hace un lío entre nuestra muñeca y el input del stylus.

S Notes es un buen complemento y una justificación suficiente para el hecho de que sea un tablet que lleva un stylus, pero sus funciones están demasiado escondidas y utilizarlo, o mejor dicho exprimirlo al máximo, cuesta un buen rato de prueba y error hasta que nos hacemos con todas las funciones.

La pantalla dividida

La pantalla dividida llegó en su momento como una de las funcionalidades más interesantes a priori en el Galaxy Note 10.1. Sólo había podido ver algo similar en Windows 8 y tenía curiosidad por ver hasta qué punto podía ser útil aprovechar la superficie de un tablet para darle un comportamiento lo más parecido posible a las "ventanas" de Windows, OS X o Linux y poder usar dos aplicaciones al mismo tiempo.

Al igual que con otros detalles en el Galaxy Note 10.1 la teoría, sobre el papel, suena bastante bien, en la práctica la experiencia pierde varios enteros. Principalmente porque sólo es compatible con unas pocas aplicaicones preinstaladas, que son: el navegador, el reproductor de vídeo, la suite ofimática Polaris Office, la Galería de fotos y el cliente de email (no la aplicación de Gmail, que es la que yo uso y probablemente una mayoría de usuarios de Android).

En segundo lugar porque la mayoría de las veces la experiencia de usuario deja bastante que desear. Por ejemplo, abres una ventana a la galería desde el navegador y al reproducir un vídeo este ocupa la pantalla completa y no la mitad de ella como debería suponerse. Al escribir ciertas funciones en S Note de vez en cuando se queda pillado y no abre ninguna pestaña de Wolfram Alpha más a menos que cerremos y volvamos a intentar. Un concepto que podría haber sido muy interesante, pero para el que faltan afinar aún algunos detalles.

Además de ello, cuando estemos en la ventana multitarea podremos con un botón cambiar el orden de las mismas (la de la izquierda pasarla a la derecha y la de la izquierda al derecha) y arrastrar contenido cómodamente de la una a la otra, una imagen del navegador a S Note, por ejemplo.

Otras funciones interesantes y duración de la batería

El Galaxy Note 10.1 también incluye algunas de las funciones que vimos en el Galaxy S III por primera vez como hacer un pop-up con el vídeo darle el tamaño que queramos y dejarlo en segundo lugar en la pantalla, no funciona de manera tan fluida como en el Galaxy S III pero desde luego se agradece y es un complemento más flexible en el sentido de la multitarea a la pantalla dividida.

La función de la batería probablemente es uno de los talones de aquiles de cualquier dispositivo pero en el caso del Galaxy Note más aún. No sólo porque cargarla no es demasiado rápido sino porque descargarla lo es aún más, en un tablet de estas características y con estas proporciones habría sido mucho más interesante poder contar con una duración de la batería diferenciadora que pudiese plantarle cara a la competencia.

¿Es mejor que el iPad?

Llega la pregunta peliaguda, pero por desgracia inevitable. Y es que aunque las comparaciones son odiosas si estamos analizando cualquier tablet, al menos hasta que Windows 8 empiece a ser una realidad, las comparación con el iPad no puede saltarse por alto.

Para hacerlo breve e indoloro, seré rápido: No, no es mejor que un iPad ni puede plantarle cara en (casi) ningún aspecto salvo en los que hacen referencia al stylus y a la multitarea, y dejando por supuesto ya de lado aspectos como la pantalla Retina, la duración de la batería o la calidad de la cámara donde el Galaxy Note 10.1 se mueve en una liga muy inferior.

Conclusión

6/10

Si lo que andas buscando es específicamente una tableta con Android entonces puede que el Galaxy Note 10.1 es lo que andas buscando. Si no, partiendo de que es incluso más cara que el modelo más barato de iPad, que tiene peor calidad de pantalla, rendimiento mucho inferior y una duración de la batería que deja bastante que desear yo optaría por el modelo de Apple o al menos esperaría hasta que la Surface se hiciese oficial si lo que quiero es comprar una tableta.

Me he centrado poco en el aspecto de Android 4.0 Ice Cream Sandwich para no alargar la reseña en exceso pero si tocamos temas como la cantidad de aplicaciones para tablets de Google Play, el rendimiento y la usabilidad de nuevo tocar ponerle puntos negativos a la de Samsung.

Muchas novedades en el terreno de las tablets están por venir de la mano de Samsung no me cabe la menor duda, y antes que un fracaso prefiero enfocar el Galaxy Note 10.1 como el antecedente de muchas cosas que están por venir. Si consiguen perfeccionar el sistema de pantalla dividida, hacen más simple y eficiente S Note y mejoran algunos aspectos como la batería puede que entonces tengamos que hablar de un auténtico competidor a la altura de las circunstancias.