¡No te pierdas nuestro contenido!

Pensado para empresas, entornos profesionales o quién sabe si útil para elementos como Kim dotcom; la verdad es que el disco duro que acaba de presentar el fabricante chino Runcore no dejará indiferente a nadie que desee la máxima protección para sus datos. Y me refiero a la capacidad de borrarlos definitivamente en el caso de una necesidad (o de una inspección del FBI), que es precisamente lo que asegura al 100% el nuevo disco SSD Runcore InVincible.

Aunque en principio parece un disco SSD de los de toda la vida, con su interface SATA II, sus acceso inmediato a los datos y unas velocidades de acceso más que decentes (240MB/S en lectura y 140MB/S en escritura), lo que realmente llama la atención es que cuenta no con uno, sino con dos mecanismos de autodestrucción de todos los datos contenidos en él. Sí, como lo leéis, igualito que el inspector Gadget.

Con el disco se entregan dos cables que podrás colocar convenientemente cerca de tu CPU: uno verde y otro rojo. Y sí, incluso el verde te dejará todo el disco pelado. El sistema funciona de la siguiente manera: si se pulsa el botón verde, el disco borra vía software todos los datos y sobreescribe encima para que no se pueda recuperar nada. Pero si todavía no te fías demasiado de que algún entendido pueda sacar algo de tu viejo SSD, no hay más que pulsar el botón rojo.

En ese caso será el propio disco duro el que le dará una subida de tensión a todas las memorias flash de su interior, de modo que literalmente las fríe. Sí, con humo, olor a quemado y todo eso. Vamos, que no habrá forma humana de poder recuperar nada de ese disco. Y para muestra un botón: no os perdáis a la chinita antes de pulsar el botón rojo, ¡ni que fuera a estallar una bomba!: