¡No te pierdas nuestro contenido!

Ivy Bridge está a poco más de 2 semanas de alcanzar la cadena comercial, y por supuesto, las informaciones sobre su sucesor, Haswell, que llegará aproximadamente dentro de un año — mes arriba, mes abajo — La nueva generación de chips de 22 nanómetros vendrá acompañada de nuevos chipsets a juego, y en este aspecto llegan algunas interesantes novedades con respecto a la eficiencia energética. Con la serie 7 recién lanzada y las primeras placas base compatibles con Ivy Bridge en el mercado Intel está muy ocupada con el desarrollo de Lynx Point, lo que será la serie 8 de chipsets, y Fudzilla ya comienza a reportar novedades con respecto a la plataforma.

Si la potencia nominal de la serie 7 subió muy ligeramente debido a la implementación de soporte para USB 3.0 y Thunderbolt — así como PCIe 3.0 además de otras novedades — de los 6.1 a los 6.7W, Lynx Point tomará la ruta inversa, consiguiendo rebajar hasta en un 25% el TDP de Panther Point, con un consumo hasta un 50% inferior que la plataforma actual. Estas son estimaciones basadas en la arquitectura y la tecnología de fabricación, que debería ser inferior a 65 nanómetros para ayudar a reducir el consumo energético derivado de añadir soporte para 6 puertos SATA 3 y hasta 6 puertos USB 3.0 en el mismo chipset.

Este descenso en el TDP y el consumo implican menos restricciones para los fabricantes de placas base, que en los modelos basados en chipsets exigentes se ven obligados a instalar grandes disipadores, y a añadir más compuestos resistentes a las altas temperaturas. Otra ventaja es el soporte de más puertos de expansión, que reducirá la necesidad de confiar en controladoras y chips de otras marcas que terminan encareciendo el precio final del producto. El descenso del 50% en el consumo medio se debería también a la presencia de la tecnología Power Gating, que permite al chipset desactivar automáticamente las funciones que no están en uso, sean puertos de expansión o canales de transferencia. Lynx Point será la base de la paltaforma Shark Bay de Intel, que utilizará el socket LGA 1150, incompatible con los actuales procesadores Sandy Bridge y los inminentes Ivy Bridge, al utilizar 5 pines menos.