Al igual que el jailbreak en iPhone, o el root en Android, desbloquear una consola para su uso con software casero suele ser un atractivo añadido a la hora de plantearse su compra. La nueva portátil de la casa nipona, a poco más de dos semanas de su lanzamiento oficial en Europa y Estados Unidos, ya está más cerca de unirse al elenco de consolas capaces de efectuar la tarea de ejecutar nuestras propias aplicaciones gracias a Vita Half-byte Loader, el primer cargador para PS Vita. La aparición tan pronto de un método de carga de software casero para un sistema tan nuevo como Playstation Vita no es algo inaudito en el mundo de las consolas, pero sí llama la atención al no haber llegado siquiera a occidente de manera oficial, y otorga a la portátil de Sony un halo especial que hará a muchos consumidores replantearse la opción de adquirir una en su lanzamiento.

Al parecer, Wololo, programador involucrado en el proyecto, ha hecho grandes avances con PS Vita al portar su loader a la consola portátil por un medio bien conocido por sony, exploit mediante "savegame". El cargador VHBL es una evolución de HBL, conocida herramienta para PSP que permitía cargar software casero sin tener que modificar el firmware de la consola, abriendo el mundo de la scene al que muchos miraban con cierta reticencia por miedo a manipular su PSP. La nueva versión funciona de un modo similar, con las mismas ventajas que la versíon para la primera portátil, aunque en este caso, al funcionar sobre un hardware notablemente diferente no es capaz de cargar todas las aplicaciones homebrew que aparecieron para PSP, de modo que la compatibilidad es algo escasa, algo que cambiará con toda seguridad en los próximos meses. Como la primera versión, VHBL utiliza un juego de PSP — en este caso adquirido a través de Playstation Network Sony Entertainment Network — desde el cual se carga una partida "infectada" que permite sobrecargar las medidas de seguridad de la consola, permitiendo ejecutar el cargador sin firma, y desde ahí, cualquier aplicación casera.

Este avance es muy importante no solo para los usuarios deseosos de probar experiencias distintas a las que Sony puede ofrecer con PS Vita, sino también de cara al éxito del sistema en un mercado cada vez más consciente de estos "extras", que añaden funcionalidades al hardware original y resultan muy útiles en muchos casos. Afortunadamente, VHBL no será en principio una puerta de entrada para la piratería — y digo afortunadamente desde el punto de vista de la industria y el de muchos usuarios, que no apoyamos la piratería — y desafortunadamente hereda las limitaciones de el HBL original al ejecutar el código dentro del emulador de PSP, de modo que no se podrán cargar aplicaciones que requieran más potencia de la disponible en la primera portátil de Sony. Dicho lo dicho, si VHBL es capaz de ofrecerme algunos ratos de gaming "old school" (NES, SNES, Genesis, y sistemas de similares características) Sony habrá conseguido vender una Playstation Vita más.