Samsung puede haberle ganado la partida a LG por la mano al anunciar su televisión OLED de 55 pulgadas para esta primavera en Europa, mientras que el modelo de la competencia no llegaría hasta el tramo final del año. La pantalla, que debutó durante el CES de Las Vegas, la más grande de su categoría cuando llegue al mercado, e incorporará no solo el impresionante panel Super OLED de la compañía (con mucha experiencia previa con la tecnología, utilizada en múltiples ocasiones en sus smartphones, en su versión de matriz activa) sino también un procesador de doble núcleo para manejar los formatos más exigentes, y soporte 3D completo a través de gafas de obturación activa.

La tecnología OLED ofrece unos tiempos de respuesta mucho más rápidos que los de los paneles LCD tradicionales y un consumo muy inferior, junto a una calidad de imagen excepcional, con un nivel de detalle muy superior. La televisión integrará el ecosistema Smart TV habitual de la firma, con acceso a todo tipo de servicios tanto locales como a través de internet, e incorpora reconocimiento de voz así como interfaz de interacción mediante gestos, capturando nuestros movimientos a través de su webcam.

Este tipo de tecnología sigue teniendo unos costes de producción realmente altos, de modo que Samsung tanteará primero el mercado con un número bastante limitado de unidades esta primavera, siguiendo con una remesa más generosa para finales de año, momento en que se encontrará con la competencia en plena fase de distribución. Samsung no ha anunciado públicamente el precio de su primer panel OLED de 55 pulgadas, pero se espera que ronde los 6.000 Euros al momento de llegar a las tiendas.

Foto: Chip Chick