Tras la noticia de haber caído en bancarrota, Kodak acaba de anunciar que se paraliza la producción de cámara digitales y todo lo referente a fotografía digital como marcos y videocámaras. El siguiente paso de la empresa será enfocarse en productos para impresión de fotografía e impresoras de inyección de tinta. Todo esto viene motivado tras los malos números reportados recientemente y, según el comunicado:

Como resultado del actual proceso de revisión estratégica para impulsar la rentabilidad sostenible a través de sus líneas de negocio de mayor valor"

Se espera que la decisión de eliminar la producción se ponga en practica antes de que finalice el trimestre en curso de este año lo cual conllevaría a un ahorro anual de más de 100 millones de dólares.

En el mismo comunicado la empresa asegura que se mantendrá el soporte técnico para los productos descontinuados al igual que las garantías, para asegurar esto estarían trabajando con los distribuidores y así lograr una transición eficiente sin afectar a los consumidores.