¡No te pierdas nuestro contenido!

Con Android Ice Cream Sandwich apenas comenzando a hacerse un hueco entre los smartphones y tablets más avanzados del mercado, parecía improbable que a estas alturas pudiésemos hablar de la próxima gran actualización del sistema operativo de Google, pero según reporta DigiTimes, esta podría llegar antes de lo que pensamos. En el informe publicado por el sitio web especialista en filtraciones de la industria, se explica que la presión por el lanzamiento de Windows 8 en su versión para ARM estimada para el tercer trimestre del año, y el baísimo índice de adopción de Android 4.0 podrían llevar a la compañía del buscador a acelerar el desarrollo del nuevo sistema, que sería lanzado durante el verano según los fabricantes de chips taiwaneses.

El nuevo Android Jelly Bean, que sigue la tradición de nombres dulces de Google, estará especialmente optimizado para su uso con tablets, al igual que Honeycomb, aunque según comenta 9to5google esto no tendría porqué ser un indicativo de una exclusividad de plataforma, de modo que es posible que también llegue a otros dispositivos. De acuerdo con DigiTimes, Android 5.0 integrará muchas de las funciones centrales de Chrome OS, con el fin de producir plataformas de arranque dual, que podrían arrancar indistintamente el sistema móvil o el ecosistema de navegador indistintamente, sin tener que reiniciar el dispositivo, abriendo las puertas a distintos tipos de tablet-laptop híbrido, lo que entra en los planes de Google de expandirse a este terreno superando el fracaso de los Chromebooks.

Como viene siendo habitual con respecto a los lanzamientos de Android, habremos de esperar al Google I/O que se celebrará en el mes de Junio, y que podría albergar la presentación oficial del nuevo sistema, tal y como ocurrió en 2011 con Ice Cream Sandwich.

Imagen: (CC) Soopernoodles (FlickR)