El Consumer Electronic Show (CES para los amigos) de Las Vegas ha dado mucho de sí, y todavía quedan bastantes cosas interesantes por ver. Así lo ha demostrado AMD, que en su Stand en la feria ha puesto a prueba sus nuevas unidades aceleradas de plataforma Trinity, fabricadas con tecnología de 28 nanómetros y que integran gráficos de alto rendimiento Radeon HD 7000M con arquitectura GCN. Capturado en video por HotHardware, podemos ver como las máquinas impulsadas por las APU de nueva generación y bajo consumo de AMD son capaces de auténticas "proezas", especialmente en el terreno de la multitarea.

Las nuevas APU de serie A para 2012 de AMD se enfocan en una reducción espectacular del consumo, llegando a un TDP máximo de 17W en el caso de las que han sido demostradas en esta presentación, que bien podrían ser utilizadas, según dice el portavoz de la firma, en ordenadores portátiles ultra delgados así como en ordenadores de sobremesa, con suficiente potencia como para reproducir al mismo tiempo, siempre según lo que vemos en el clip, hasta tres tareas relativamente exigentes, como son un videojuego de última generación con capacidades DirectX11 — Colin McRae DiRT 3 — compresión de vídeo simultánea de múltiples archivos, y por último la reproducción de contenido en alta definición, todo asombrosamente bien manejado por — agarraos que vienen spoilers si no habeis visto el vídeo — el compacto ordenador portátil que el responsable de la demostración descubre aproximadamente en la mitad del vídeo, oculto dentro de una torre de ordenador de sobremesa.

Trinity puede incorporar uno o dos módulos Piledriver, evolución de la infame microarquitectura Bulldozer con radicales mejoras, con hasta cuatro núcleos en conjunto con una GPU Radeon de serie HD7000M que todavía está por detallar, y aunque no se menciona qué modelo exacto se utiliza durante esta demostración, el TDP de tan solo 17 vatios, comparable a los procesadores que Intel monta en su plataforma Ultrabook, denotan que no sería la unidad más potente, lo que hace incluso más impresionante la capacidad que muestra. Pero si nos fijamos bien en la pantalla de la derecha cuando el presentador enseña los procesos ejecutados, vemos tan solo una carga del 60% en la CPU, demostrando que incluso con tres tareas ejecutándose simultáneamente, con al menos una de ella siendo tremendamente exigente, todavía existe un margen sobre el que trabajar.

Espectacular es el único calificativo que se me viene a la mente viendo este tipo de demostraciones, aunque por lo visto en la demostración de la plataforma Ivy Bridge realizada por Intel — que no funcionaba en tiempo real, aunque pudo ser intencionado — uno ya no está seguro de la veracidad de lo que está observando. Es bastante posible que las condiciones de la presentación no sean ni mucho menos las que podemos ver en un ordenador portátil de producción, con lo que, aunque es realmente esperanzadora y puede ser muestra de lo que AMD ofrecerá durante este año en el terreno de los equipos de bajo consumo pero gran rendimiento, habrá que tomar esta presentación con un cierto grado de precaución. En cualquier caso, parece que AMD tendrá la respuesta a los Ultrabook de Intel muy pronto, y fundamentalismos y preferencias a parte, la competencia parece interesante.