Cuando no hace ni 48 horas del lanzamiento de la PS Vita, la esperada consola de nueva generación de Sony, ya están comenzando a aparecer por Internet las primeras críticas al sistema. Y no, no nos referimos a que si es poco potente o si los juegos son buenos o malos. Nos referimos al hardware, que al parecer no está todo lo pulido que uno se esperaba para una consola recién salida al mercado.

Así, desde diversos foros, Twitter e incluso Youtube, los descontentos usuarios se hacen eco de los errores del sistema, como que la consola se "congela" cuando le viene en gana (no se puede apagar si estabas echando una partida online o no se puede encender después de que la recargues) o que el sistema táctil no responde a las pulsaciones. Sony ha tenido reflejos y ha respondido con rapidez a las críticas que le llovían desde la red, con una disculpa pública y sobre todo, con el lanzamiento de la primera actualización para el equipo que vendría a solventar todos estos pequeños problemillas de software. En el siguiente vídeo podéis ver que los errores no se los inventa la gente, sino que son muy reales:

Por si eso fuera poco, a los chicos de la revista Kotaku no se le ha ocurrido otra cosa que ponerse a testear cómo era la carga de juegos en el sistema. Para ello compararon la velocidad de carga de el mismo juego en formato físico, con su versión descargada (y almacenada en la memoria de la consola) desde Playstation Network. Y aquí la gran sorpresa, puesto que uno supondría que la memoria interna debería ser bastante más rápida que la lectura desde las nuevas tarjetas de memoria del sistema, pero no es asi: la carga es unos 3 segundos más lenta en el caso de los juegos descargados sobre los comprados.

Vale que fijarse en estas nimiedades se podría considerar hasta una perdida de tiempo, puesto que por 3 míseros segundos no se va a morir nadie. Pero el hecho es que con las especificaciones de hardware encima de la mesa, las expectativas sobre el sistema eran más que altas y pequeños fallos como estos pueden empañar la percepción que pueda tener el gran público sobre la PS Vita. Desde luego, Sony parece que no ha comenzado con buen pie, cuando ya le están sacando los colores (con actualización al canto incluida) a menos de 48 horas del lanzamiento de la consola.