Qué sería de nosotros, ávidos consumidores de información, sin los deslices de los fabricantes. El último despiste de los ensambladores de PC taiwaneses han puesto fecha de lanzamiento a la nueva plataforma de Intel, Ivy Bridge, cuyos primeros procesadores, concretamente 25 de ellos, podrían estar disponibles el día 8 de abril, según dice DigiTimes.

De esas 25 nuevas CPUs, 17 serían modelos para equipos de sobremesa, variando entre la gama media con el Core i5-3450, Core i5-3550 y Core i5-3570 y la gama alta con los modelos Core i7-3770T, 3770S, 3770 y el más potente Core i7-3770K, con precios a partir de US$184 y hasta US$332 y disponibilidad comercial para particulares a partir de mayo. Otros 6 modelos son unidades para laptops, las primeras de lo que será una línea más amplia, orientadas a su distribución entre fabricantes y ensambladores, que incluyen tres procesadores Core i5 desde 2.6Ghz, junto a tres Core i7 de alto rendimiento con una frecuencia máxima de 2.9Ghz en versiones de cuatro núcleos. En tercer lugar en la lista de CPUs filtradas se encuentran otros dos Intel Ivy Bridge de voltaje bajo (ULV) que se utilizarían tanto en los nuevos modelos de Macbook Air como en la segunda generación de Ultrabooks de Intel. Estas CPUs son el Core i5-3427U (U por Ultra Low Voltage) con una frecuencia base de 1.8Ghz, y el interesante Core i7-3667U de doble núcleo a 2Ghz. Los precios de las versiones portátiles oscilarían entre los US$378 y US$1096.

Junto a los nuevos procesadores Ivy Bridge de 22 nanómetros también se lanzarán para ensambladores y fabricantes distintos chipsets nuevos especialmente diseñados para la paltaforma, dentro de la serie 7, con los modelos para sobremesa Z77, H77, Z75 y B75 el 8 de abril, con características distintas según versión, al igual que sucede en otras series. En mayo se unirán también el Q75 y Q77, según las fuentes de DigiTimes. En cuanto a la plataforma portátil, los chipsets HM77, HM76 y HM75 también aparecerán en abril, seguidos de los más completos QS77 y QM77 en mayo.

La nueva plataforma Ivy Bridge de Intel redunda en una mayor eficiencia energética por encima de frecuencias de reloj más altas, aunque se espera que las nuevas unidades alcancen en equivalencia un rendimiento ligeramente superior a Sandy Bridge en las pruebas sintéticas, con mejoras entre el 7 y el 15% en algunos casos. El nuevo proceso de fabricación de 22 nanómetros ha sido puesto a buen uso y se ha rebajado notablemente el índice de producción de calor hasta los 77W de TDP, consumiendo un 19% menos de energía que la anterior generación.

Esta nueva información apoya sin duda las estimaciones de Intel que apuntaban a un lanzamiento entre el primer y segundo cuarto de 2012, o lo que es lo mismo, entre enero y junio, con una primera remesa de procesadores para el gran público, para poco después lanzar los modelos de mayor rendimiento. Por lo tanto existen bastantes probabilidades de que, si la fecha publicada por DigiTimes no acierta de pleno, al menos se aproxime bastante a la realidad.