Las ultrabooks están en problemas. Todas las novedades que se leen en relación a estos productos nuevos es que los números no están bien y que las ventas no están siendo como se esperaba. Por ese motivo ahora el rumor que viene desde DigiTimes que hace referencia a una baja de precio para principios del 2012 no es nada raro.

Las fuentes son anónimas pero la información completamente posible. Según informaron las ultrabooks podrían bajar entre el 5 y el 10% en el primer cuarto del 2012. Eso, finalmente y después de bastante tiempo después del anunciado, llevaría a esta gama de ordenadores debajo de los US$1.000 como habían anunciado en un principio y que no habían logrado cumplir.

Como sabrán muchos, actualmente hay algunas ediciones que están por debajo de los US$1.000 pero, como es lógico, son las de menores características de hardware. Lo curioso detrás de todo esto es que la baja de precios no significa que también se reducirán las características sino que Intel subsidiará a las compañías con US$100 para que puedan bajar los precios. Sí, como lo leen.

¿La razón por la cual los ordenadores no están por debajo del precio que habían establecido? Todo apunta al coste de los procesadores y los discos SSD sobre todo.

Intel está tratando de hacer todo lo posible para que las ultrabooks funcionen. Si bien es comprensible por qué (vamos, que acaparar un mercado es sinónimo de ganar millones) la realidad es que no sé si está dando en el clavo. Evidentemente los ordenadores no tuvieron la llegada que quisieron y, poco a poco, las personas se van desmotivando a la hora de adquirirlos. Después de todo, hay algunos que no son tan funcionales a la hora de transportar pero que salen notablemente más baratos.