¡No te pierdas nuestro contenido!

Hace cuestión de meses parecía que las ultrabooks venían a explotar el mercado de los ordenadores ultraportátiles con grandes capacidades de hardware. A todos nos encantaban y, particularmente, pensé que iban a tener un éxito, al menos, considerable. Pero sabemos que el precio en muchas oportunidades es restrictivo y que las diferentes empresas no pudieron mantenerlas debajo de US$999 como lo habían dicho en un primer momento y, si lo lograron –que fueron muy pocas-, las características dejaba mucho qué desear.

Desde Intel probablemente no vayan a hacer otra cosa que llorar lo que resta de la semana porque tanto desde Asus como dese Acer, dos de sus más grandes consumidores, redujeron el pedido en un 40% (de 250.000 y 300.000 a 150.000 y 180.000 respectivamente) para fines del 2011. ¿Motivo? El de siempre. Las ventas no fueron como esperaban después del primer mes de su lanzamiento.

Actualmente Asus está vendiendo cuatro diferentes modelos de la Zenbook de la que les estuvimos hablando aquí en Gizmología. La más barata cuesta US$1.200 mientras que la más cara US$1.625. Por otra parte desde Acer están tratando de vender su serie de S3, también, sin demasiado éxito a precios que van desde los US$1.050 a los US$1.400.

Las ventas de las notebooks convencionales no están en su auge y las ultrabooks, con precios más elevados que los modelos más comunes, todavía menos. Sea como sea, todavía no dan todo por perdido. Desde Asus David Chang, uno de sus voceros, comentó que la compañía todavía es optimista en relación a las demandas de Zenbook.

¿Es esto raro? No. ¿Por qué? Porque están las MacBook Air. Ni los ordenadores de Acer ni los de Asus las supera en diseño, precio o rendimiento (las últimas dos ni siquiera son opiniones sino datos completamente comprobables). Los usuarios saben esto y, por ese motivo, las ventas del fino ordenador de la empresa de la manzanita es hoy uno de los productos que más está vendiendo.