El tan esperado y ansiado primer procesador de sobremesa con 8 núcleos ha llegado ya al mercado, y los primeros tests han comenzado a arrojar ya resultados. Pese a las esperanzas depositadas por AMD en nueva tecnología utilizada para la fabricación de estas unidades, los nuevos AMD FX no parecen haber dado la talla, y las primeras pistas apuntan a que su rendimiento es inferior al esperado haciendo que nos cuestionemos si su competitivo precio y su capacidad de overclocking son suficientes para pasar por alto este hecho. AMD ha lanzado en primer instancia cuatro modelos de su línea Bulldozer, con dos unidades de 8 núcleos (FX-8150 y FX-8120) un modelo de 6 núcleos (FX-6100) y un procesador básico, con 4 núcleos (FX-4100) Muchas webs han elegido la unidad más prometedora, el FX-8150 de 8 núcleos a 3.6Ghz de frecuencia base, para llevar a cabo intensivas pruebas con el fin de catalogar el rendimiento de estos, los más avanzados procesadores de AMD, entre otras CPUs similares.

Con un precio aproximadamente 60 dólares por debajo del buque insignia de Intel, el Core i7-2600K, este AMD FX prometía traer a los equipos de sobremesa un gran rendimiento, especialmente en multitarea, pero según los benchmarks llevados a cabo por fuentes completamente imparciales como Anandtech, HardOCP o Tom's Hardware, AMD ha fallado en su promesa, con un procesador que apenas sobrepasa en algunos tests al segundo modelo en rendimiento de la serie Sandy Bridge, y con un precio más económico, Core i5-2500K. Aunque algunas de las pruebas realizadas dan como vencedor al equipo de AMD, sobre todo ancho de banda de memoria y tareas multi-hilo, la mayoría de escenarios reales muestran que se equipara con el i5 de Intel, como máximo. Sin duda un revés para el fabricante, y una mala noticia para los fans de la marca, que esperaban que Bulldozer sobrepasase, esta vez sí, sus expectativas.

¿Se ha equivocado AMD?

El ángulo desde el que AMD ha enfocado el diseño de Bulldozer/Zambezi es muy distinto al planteamiento de Intel, lo que hace a ambas plataformas muy difíciles de comparar. La meta de la firma era alcanzar una frecuencia mayor en cada núcleo, manteniendo los costes de producción y por tanto le precio de venta final controlados. La compañía ha logrado en cierto modo cumplir su principal intención de aumentar la velocidad de reloj sin modificar el número de instrucciones por ciclo, pero quizás a un coste demasiado elevado. El modo Turbo del AMD FX-8150 puede llevarlo de los 3.6Ghz hasta una impresionante cifra de 4.2Ghz, pero a costa de un rendimiento inferior en computación de un solo hilo. Con más de 2 billones de transistores en su interior, Bulldozer ve como su TDP se eleva hasta los 125W, igual que la generación anterior, con lo que son necesarios importantes sistemas de refrigeración para mantenerlos a raya. El planteamiento es bueno, pero la ejecución no ha sido la mejor.

Si no es la potencia, será el precio

AMD tiene varios frentes abiertos; tras anunciar esta serie de procesadores con tanto énfasis sobre su potencia, se ha quedado, proverbialmente "con el culo al aire", pero como ocurre habitualmente con esta compañía, no se trata tanto del rendimiento como del precio. En un principio, y comparando unidad por unidad, AMD ha conseguido un abanico de precios bastante justos con Bulldozer. Su unidad más avanzada cuesta bastante menos que su supuesto homólogo de la competencia, y la cifra se escala en una proporción bastante interesante en modelos inferiores. Así mismo, otra de las principales virtudes de Bulldozer es su capacidad de overclocking, con una serie completa de procesadores con multiplicador desbloqueado, que ya han demostrado que, con una buena refrigeración, pueden alcanzar unos resultados increibles. Salvando las distancias, el usuario doméstico también podría conseguir una interesante frecuencia en AMD FX, dotando a su equipo de un mayor rendimiento a un coste no demasiado elevado. Pero, ¿pueden estas técnicas y una política de precios económicos salvar a esta serie de procesadores? El tiempo lo dirá. Por el momento, y por lo que parece a simple vista, por una cantidad similar podríamos optar por un sistema Core i5-2500K, o uno con AMD FX-8150, que tendrían de serie un rendimiento muy similar. La decisión solo pertenece al consumidor, y quien sabe si la lealtad a una marca se puede mantener en momentos así.