¡No te pierdas nuestro contenido!

Los barebones ocupan una parte importante del mercado cubriendo un sector que permanece entre los reproductores multimedia de sobremesa, y los ordenadores personales convencionales; son compactos, ligeros, y muy versátiles, pues se pueden colocar en cualquier parte, junto a un monitor, o a una televisión para servir a mil propósitos. La elección de uno u otro puede ser complicada, pues debemos tener en cuenta que son equipos que llevan únicamente una parte de los componentes necesarios para funcionar, y es muy importante conocer al detalle qué necesitamos, tanto en cuanto a hardware, como en relación al diseño de la unidad.

El barebone Shuttle X35GTV2 es un equipo de una excelente factura, con un cuerpo muy estilizado y compacto, y algo extremadamente importante para todos los que queremos disfrutar del "cine en casa" al máximo sin ruidos molestos: Tiene refrigeración totalmente pasiva, sin un solo ventilador en su interior. La amable gente de Shuttle ha tenido a bien cedernos temporalmente uno de estos Slim PC para que pongamos a prueba sus capacidades multimedia, y aunque no estamos hablando de un ordenador de última generación, personalmente he terminado bastante satisfecho con este genial equipo.

En un vistazo

Diseño sencillo, elegante y de formato muy compacto son las características que destacan a primera vista de este barebone. El equipo ocupa un litro y medio de espacio volumétrico, con un grosor de apenas 38 milímetros, y ancho y largo similares a los de una Nintendo Wii, para entendernos. No hay muchos aspectos del diseño que llamen la atención cuando posamos la mirada sobre este ordenador a excepción de las curiosas aperturas de ventilación de los laterales, y esto es algo de agradecer a la hora de integrarlo en la decoración de nuestro hogar, sin que destaque demasiado. Cuando retiramos los embalajes nos encontramos con el mini ordenador en sí, una peana necesaria para poder colocarlo sin riesgos en cualquier sitio, y un adaptador de corriente de tan solo 40W, más que suficiente para cubrir las necesidades de potencia del XS35, que no llega a una exigencia de 29W en plena carga.

En la parte trasera, el equipo incorpora cuatro puertos de conexión USB, así como salida de audio estéreo y entrada de micrófono en dos Jacks de 3,5 milímetros. Para conectarlo a cualquier monitor o televisión de hoy en día, el XS35GTV2 lleva salidas tanto VGA como un puerto HDMI 1.3, desde los que podremos conseguir una resolución máxima de 2048x1536 y 1920x1080 pixels respectivamente. Así mismo encontramos un puerto Ethernet Gigabit para conectarlo a la red (aunque también cuenta como adaptador Wi-Fi 802.11n) y una ranura para cierre kensington, en caso de que necesitemos anclarlo para evitar "movimientos no deseados".

En cuanto al frontal, podemos contar únicamente cuatro elementos: En la parte superior encontramos los dos botones de encendido y reset muy bien integrados en el conjunto; justo debajo veremos un lector de tarjetas 4 en uno — con soporte para SD, SDHC, Memory Stick y Memory Stick Pro — y un quinto puerto USB 2.0, al lado de la unidad óptica de formato slim, que podremos integrar o no en función de si adquirimos el barebone más económico, o un sistema pre-ensamblado. Ajustando la base incluida, único método para colocarlo además de un montaje VESA para el reverso de una pantalla LCD, ya estamos listos para utilizarlo a nuestro antojo.

El interior y la ventilación

Shuttle XS35GTV2 en su versión más básica incorpora en su interior únicamente la placa base, un procesador Intel Atom D525 de doble núcleo y la solución gráfica de Nvidia, ION 2, con 512MB de memoria dedicada. En nuestro caso, la unidad que el fabricante nos ha cedido incluye el resto de componentes necesarios, así como alguna opción a mayores.

  • CPU: Intel Atom D525. Dual-core 1.8Ghz 45nm con Hyperthreading (4 hilos) TDP: 13W
  • GPU: Nvidia ION con 512MB de memoria DDR3 (TDP 12W)
  • RAM: 1 Slot con soporte para SO-DIMM DDR3-667/800Mhz hasta 4GB. 4GB Instalados.
  • Placa base: Chipset Intel NM10 (Tiger Point)
  • Disco duro: Espacio para un HDD o SSD de 2,5 pulgadas SATA II. Instalado SSD Corsair Force3 120GB
  • Unidad óptica: Soporte para unidad óptica Slim. Instalado combo Blu-Ray/DVDRW
  • Red: Puerto Ethernet LAN Gigabit 10/100/1000 - Adaptador Wi-Fi 802.11b/g/n 150mbps Realtek RTL8188CE

Todo el hardware está refrigerado de forma pasiva, con una serie de disipadores de alto rendimiento instalados en el interior de la máquina, que se mantiene a una temperatura estable sin el menor ruido. Si a ello añadimos que la unidad principal instalada es un SSD — almacenamiento sin piezas movibles — y que la fuente de alimentación externa tampoco incluye ventiladores, obtenemos un sistema absolutamente silencioso, audible únicamente cuando se realiza el POST del equipo y se busca un disco en la unidad óptica. La disipación pasiva es muy eficiente, consiguiendo que el XS35GTV se mantenga a una temperatura aceptable incluso en plena carga. Desafortunadamente, la BIOS no monitoriza las temperaturas, así que no he podido conseguir lecturas exactas.

Si se ve como un nettop, suena como un nettop, y funciona como un nettop...

No tiene que ser por fuerza un nettop. Sí, XS35GTV2 comparte sus características con la mayoría de netbooks y nettops del mercado, con procesador de la gama Atom y un cuerpo compacto y ligero, pero donde terminan las coincidencias comienzan las diferencias. Al margen de placa base y procesador, que prácticamente vienen en "kit", el resto de componentes de este barebone son totalmente configurables, desde la memoria RAM al disco duro o la unidad óptica, para conseguir un ordenador personalizado y adaptado a nuestras exigencias. Gracias al uso de unidades SSD, el rendimiento del XS35GTV2 se dispara, con accesos mucho más rápidos al sistema y aplicaciones, y un uso generalmente más fluido en cualquier ámbito.

Gracias a nuevo procesador Intel Atom D525 de doble núcleo a 1.8Ghz, el equipo es más rápido que la mayoría de Netbooks del mercado, y aunque solo soporta memoria DDR3 con una frecuencia máxima de 800Mhz, la diferencia con respecto a otros ordenadores de plataforma similar es notable. Además, el uso de ION garantiza no solo una capacidad gráfica más alta — aunque debo advertir que esta no es una máquina que pueda soportar juegos de última generación, ni mucho menos — sino un empujón extra en la potencia de procesamiento general gracias al uso de la tecnología CUDA de Nvidia, y un mejor rendimiento, teóricamente, en la reproducción de video en alta definición, debido al software Nvidia Purevideo HD, que permite usar el núcleo de la GPU para procesar por hardware la descompresión de los codecs de video.

Rendimiento multimedia

La parte más importante si consideramos este equipo como una estación multimedia para el hogar es el rendimiento en reproducción de audio y video. XS35GTV2 tiene una limitación heredada de la humilde familia Atom de Intel, y lamentablemente las carencias de potencia se pueden notar en la computación del día a día. El equipo suministrado incluía un sistema operativo Windows 7 Home Premium de 64 bits, con el que se ha conseguido una reproducción estable de prácticamente todo el contenido probado, comprimido en codecs y contenedores de todo tipo desde DivX a MP4 o H.264. El streaming a través del adaptador wireless ha resultado extremadamente eficiente, tanto desde internet como desde servidores DLNA dentro de la red LAN, sin parones o pérdidas de buffer incluso en contenido en alta definición.

Sin embargo no todo ha sido perfecto; al probar video en FullHD 1920x1080 me encontré con bastantes problemas, sobre todo en archivos comprimidos con un bitrate alto (tasa de datos por segundo) tanto en H.264 como en MPEG-4(AVC) y WMV-HD, en los que se apreciaban tremendas ralentizaciones y caidas de framerate a lo largo de todo el video. El mismo problema se hizo patente al probar la reproducción Flash desde Youtube — concretamente esta obra maestra — que mostraba una tasa de fotogramas por segundo muy baja, con muchos parones al principio de la reproducción si se activaba la opción 1080p, aunque transcurridos unos 30 segundos del video todo funcionaba como la seda.

Tales problemas pueden ser solucionables, si arrancamos con un sistema operativo más ligero, como una distribución de Linux dedicada a la gestión multimedia, como la versión Live de XBMC que arranca un sistema mínimo basado en linux con la última versión del famoso reproductor multimedia, con la que conseguiremos una reproducción más estable en alta definición.

Las pruebas con benchmarks profesionales no hicieron más que poner de manifiesto la naturaleza del XS35, que parte de una base bastante humilde en cuanto a rendimiento, aunque los tests realizados con PCMark 7 arrojaron resultados sensiblemente superiores a los conseguidos por nettops con plataforma ION de Nvidia, pero curiosamente alcanzó una puntuación inferior a la de reproductores multimedia dedicados como el Xtreamer Ultra, con la misma CPU y chip gráfico de Nvidia. Lo cierto es que la elección del sistema operativo de Microsoft ha sido determinante para los resultados de los benchmarks.

Las aplicaciones 3D exigentes, como videojuegos de actual generación están prácticamente fuera de cualquier discusión, debido a las limitaciones del chip gráfico ION de Nvidia, que apenas alcanza los 1100 puntos en el test 3DMark 06, y no es capaz de arrancar más de 1 frame por segundo en la primera prueba de 3DMark Vantage — 3DMark 11 requiere una tarjeta con soporte DirectX11 para poder funcionar, de modo que ha sido imposible siquiera arrancar el programa — pero esa es una de las debilidades inherentes a la plataforma nettop, de modo que no pisamos terreno desconocido en este aspecto.

Un sistema versátil a un precio ¿poco accesible?

Puntuación 6 de 10Tanto si lo utilizamos como equipo multimedia en el salón, como si lo colocamos en nuestro despacho para tareas ofimáticas obtenemos un equipo ultrasilencioso que rinde de un modo excepcional para tareas del día a día. Aunque flaquea en la reproducción en FullHD cuando la compresión es muy agresiva, en definitiva es un gran equipo, que podría verse afectado negativamente en lo comercial debido a su precio. En su formato barebone, el XS35GTV2 puede encontrarse desde un precio aproximado de 225€, a falta de incluir memoria RAM, disco duro, o unidad óptica, que podrían subir el precio de manera notable. La unidad que he podido probar tiene un precio de mercado superior a los 700€, que quizás podrían invertirse en un equipo más interesante —aunque también mucho más aparatoso— con un rendimiento mayor. Por eso el formato compacto y la disipación pasiva que lo pueden convertir en un media center con "cero ruidos" son tan cruciales, tanto, que se tendrían que anteponer a la necesidad de potencia a la hora de adquirir esta máquina. Hay que destacar que este modelo en concreto incluye componentes considerados de "valor adicional" como la unidad SSD, con un precio de mercado aproximado de 150 Euros, y el combo Blu-Ray/DVDRW, que puede alcanzar los 90 Euros.

Si de algo sirve, que quede constancia que durante el tiempo que he podido usar este equipo, ha sustituido de manera absoluta y categórica a mis "multimedia streamers" habituales, una Xbox 360 y un ordenador portátil HP Pavillion. Si buscais un ordenador compacto, silencioso y todo-en-uno — no, no podreis jugar a crysis con este barebone — el XS35GTV2 puede ser una gran elección si estais dispuestos a sacrificar potencia bruta en beneficio de un formfactor adaptable a cualquier sitio. Si el presupuesto es más justo, lo más sensato será ensamblar un ordenador más tradicional, que ocupe más espacio, e instalar una distribución multimedia que sirva como "hub" de acceso para nuestra sala de estar.

  • Diseño compacto y elegante
  • Ultra silencioso. En compañía de un SSD emite cero ruidos
  • Hardware personalizable

  • El precio puede salirse de nuestro presupuesto
  • La potencia se queda algo justa para tareas exigentes
  • El rendimiento 3D es casi nulo pese a la GPU de Nvidia
  • La base de apoyo puede ser algo inestable, y no se puede prescindir de ella

Galería­ de imágenes