Ayer amanecimos con una gran bomba: que Google había comprado la división Mobility de Motorola por US$12.5 mil millones para impulsar, de esta manera, no sólo el uso de Android sino también el desarrollo y la innovación, según propias palabras de Larry Page. Al parecer ahora según Om Malik no le habría quedado otra opción a la gran G porque si no lo hacían ellos la compañía que haría la compra sería Microsoft y después de la unión anunciada con Nokia esto sería un golpe grandísimo y un propulsor gigantesco para Windows Phone.

Esto no está confirmado por ninguna de las partes pero Malik dice tener fuentes que aseguran que Microsoft estuvo en charlas con Motorola durante mucho tiempo y, así como sucedió con Google, todo se debía a las patentes. La empresa del tío Ballmer estaba muy interesada en el grandísimo portfolio de patentes.

¿Por qué Motorola se decidió por Google? Explican que el trato giró hacia ese lado porque Microsoft no tenía intenciones de llevar adelante un negocio de hardware y simplemente estaba interesado en la larga lista de patentes que poseían.

Las charlas entre Google y Motorola habrían empezado hace aproximadamente unas cinco semanas cuando los CEOs de las empresas comenzaron a discutirlo directamente entre ellos acompañados con unos pocos ejecutivos. Andy Rubin, el cofundador de Android, nada menos, era uno de los que se unió a esas discusiones en las últimas reuniones.

No es de extrañar el motivo por el cual Google se movió tan rápido y decidió realizar esta compra. Hoy ser dueño de las patentes significa ser dueño de las ideas y, todo, se basa en eso. Sin ir más lejos tenemos que ir algunos días atrás y ver los problemas que están teniendo Apple y Samsung con todos los juicios que se están llevando adelante.

Aquí vimos como los de Microsoft, nuevamente se quedaron dormidos y perdieron una gran oportunidad. Hay algo que está claro y es que Windows Phone, para lograr alcanzar a iOS y Android tendrá que pelear muy duro y no permitir que nadie se le interponga. Esta vez perdió y si bien la guerra todavía no terminó, la realidad es que perdió una batalla muy importante. Como dije más arriba, aquí todo lo que importa, más allá de los aparatos y el hardware en sí, son las patentes y Google se adueñó de nada menos que 17.000. Si Microsoft continúa durmiendo terminará por hacerlo para siempre. Hoy las patentes generan una ganancia sorprendente que logra, en muchas oportunidades, superar incluso a las mismas ventas de terminales. Parece una locura, pero es así.

Por otra parte, poco a poco estamos viendo como la unión de hardware y software entre compañías son la clave del éxito de las mismas. Lo estamos viendo claramente con Apple que fabrica el componente más importante de sus teléfonos y tabletas (el procesador) o Windows se unió a Nokia para lanzar dispositivos creados especialmente para ellos. Google tampoco se quiso quedar atrás y si bien Android será abierto y continuará formando parte de todas las compañías que quieran usarlo, probablemente funcione a la perfección en el futuro cercano con teléfonos de Motorola.