Vivo metido de cabeza en mi ordenador leyendo noticias para informarme y estar al día con lo que sucede en el mundo de la tecnología y desde hace un par de semanas para acá se me hace casi imposible no leer "Microsoft" en algún titular o dentro de algún post. No cabe duda que en Redmond volvieron a hacer los que saben hacer: ruido, y del bueno.

La llegada de Kinect, bueno, en realidad los hacks de la cámara para Xbox 360, fue uno de los principales factores a influir en que las miradas del mundo volvieran a estar sobre la empresa. Luego, con el primer avistamiento de Windows 8 (o por lo menos la interfaz para dispositivos con pantalla táctil) una luz de esperanza renació para quienes no teníamos fe en que podría competir con tabletas para el usuario final que buscamos una experiencia de usuario tan genial como la ofrecen iOS, Android o WP7. Y por último (aunque se anunció primero), pero no menos importante, la llegada de Windows Phone 7 con la intención de quitar aquel mal sabor del fracaso de Microsoft Kin.

Una crónica que definitivamente sirve para darnos cuenta -meses después- que Microsoft en realidad estaba hibernando para luego comenzar a bombardear por todos lados con anuncios interesantes y algunos sorprendentes. Esto demuestra que no estaba olvidando ser el gigante que comenzó siendo. En fin, grandes decisiones parecen avecinarse y con ellas cambios radicales como consecuencia.

Estos cambios podrían haber sido anunciados en el segundo día del Worldwide Partner Conference puesto que Andy Lees dio declaraciones que me hicieron recordar una entrada que compartí con ustedes hace varios meses. Lees dice que en Microsoft imaginan un "ecosistema único" que sea amigable con teléfonos inteligentes, tablets, televisores y videoconsolas. Es decir, una interconexión (y no precisamente como lo está haciendo Sony con PS3 y Vita) entre todos sus productos.

No es una visión nueva, es algo que han querido hacer durante mucho tiempo pero no han podido concretarlo porque es más fácil desarrollar cada plataforma por separado. Pero si vemos lo que está sucediendo con la posible integración de Kinect con Windows 8 y dispositivos con Windows Phone 7, así como la de este último con Xbox Live, queda claro que poco a poco están intentando lograr la unificación.

Esto podría hacernos pensar, como lo comentan en Thisismynext, que Microsoft estaría pensando crear un Super OS con todos sus productos, es decir, que "Windows" (la marca) como lo conocemos, desaparecería. Creo que todos estaríamos de acuerdo que sería un poco radical especular sobre la muerte de una de las marcas más importantes de la historia como lo es Windows, pero no puedo evitar pensar no sería mala idea identificar sus productos con un solo nombre, que obviamenten no sería Super OS.

Por otro lado, a pesar de que Andy Lees se enfocó en que buscan "armonizar" Windows, Windows Phone 7 y Xbox durante su ponencia, también recalcó que no sólo quieren que la interfaz de usuario (¿Metro UI?) sea común entre las plataformas.

Es una idea que por ahora parece muy abstracta y que se presta para pensar muchas cosas que ni siquiera podrían suceder. Pero la unificación que quiere Microsoft parece ser un hecho, por supuesto considerando que la muerte de Windows es un rumor delicado. De cualquier modo se espera que los verdaderos cambios significativos se vean con llegada de Windows 8 y la nueva versión de Xbox 360.