Seamos sinceros, el título se compenetra con la mayoría de los que tenemos una tableta o un dispositivo móvil. Bueno, no necesariamente una tableta, muchos trabajamos desde la cama (como yo ahora mismo) desde un portátil y en casos extremos (más que todo por adicción) desde el baño, porque frente a la TV y es más que común.

Pero este estudio revelado por Nielsen va dirigido a los usuarios de dispositivos portátiles, desde los que usan el teléfono inteligente desde cualquier lugar, pasando por los que leemos específicamente desde la cama, hasta los que usamos la tableta viendo TV. Para lograr el resultado plasmado en la estadísticas de las gráficas, se basaron en 12.000 propietarios de dispositivos móviles de EE.UU..

Es que fueron creados para la comodidad, ¿o no? A pesar de que hay miles de aplicaciones productivas para el iPad que podemos utilizar para realizar conferencias y presentaciones, sigue dominando la comodidad. Jugar, leer, revisar el correo y las redes sociales es lo que más hacemos cuando utilizamos cualquiera de estos tres dispositivos.

Aunque al principio me pareció un estudio poco interesante, lo que arroja es la pura verdad. Nos han cambiado la vida, la forma en que nos comunicamos. No sólo desde la cama y el baño, desde cualquier lugar. Ya no es necesario llevar el computador para cumplir con las tareas diarias y estar informados o nutrirnos de un buen libro.

Pero claro, la pura verdad es que sólo usamos el iPad para hacer check-in en Miso de la serie, película o el programa de TV que estamos viendo en ese momento.