¡No te pierdas nuestro contenido!

Como sabemos todos quieren subirse al famoso tren de las tabletas que básicamente suplantaron a las netbooks en años anteriores donde todos lanzaron una propia con características prácticamente iguales que las de la compañía. Solamente unas pocas lograban destacarse y justamente eso es lo que está sucediendo con las tablets.

Sharp es una de estas compañías y tiene su línea de tablets Galapagos que si bien todavía no se sabe cuando saldrán en todo el mundo, fueron anunciadas recientemente en Japón para el 10 de diciembre en versiones de 5.5 pulgadas y de 10.8 pulgadas. Una semana antes (exactamente desde el 3 de diciembre) la compañía empezará a aceptar encargos para aquellos que quieran quedarse sin su unidad (realmente no creo que vaya a pasar eso). Todo así a las apuradas lógicamente porque se viene la Navidad muy pronto y sabemos que con ella los consumidores hambrientos.

Si bien el precio es alguna de las cosas que más puede llamar la atención de los consumidores en un primer momento esto sucederá pero de manera contraria, porque los gadgets son caros. La versión más pequeña costará US$476 y la más grande, que incluirá una tarjeta SD de 8GB, US$714. Considerando que el competidor más voraz allí en las tierras orientales está US$580 me parece una exageración lo que quieren cobrarlo.

La versión de 5.5 pulgadas tendrá una resolución de 1024x600 píxeles y fue desarrollado especialmente para aquellas personas que quieren leer libros o papers mientras que la de 10.8 tiene una resolución de 1366x800 y fue hecha para revistas.

No sé qué piensan ustedes pero, como dije más arriba, me parece una locura que un dispositivo sin ninguna característica rara y que viene con Android como muchos otros tenga un precio tan elevado.