Si bien existen una gran cantidad de laptops y dispositivos hechos de aluminio actualmente, la realidad es que lo primero que llama la atención de las nuevas MacBooks es la calidad de sus materiales. Ver una laptop de plástico y compararla con una de metal es una de las cosas que, particularmente, más me sorprendió cuando migré de mi vieja HP a mi MacBook.

Está claro que Apple tiene claro esta diferencia con sus competidores y quiere seguir manteniéndola para poder sacar ventaja en este aspecto. Ahora se supo a través de un documento de la Comisión de Valores de Estados Unidos que el 5 de agosto la compañía de Cupertino llegó a un acuerdo con Liquidmetal Technologies para tener la exclusividad de uso de los materiales desarrollados por ellos en lo que se refiere a la electrónica.

El producto más curioso que fabrica esta empresa es Liquidmetal que actualmente ya es utilizado en otros campos como el militar, el aeroespacial, la instrumentación médica o en deportes como el golf o el tenis. Lo bueno de este material, que se fabrica desde el 2003, es que es más ligero y a la vez más duro que otros como el aluminio o el titanio además de ser más resistente a la corrosión.

El motivo de por qué este material es tan interesante y por qué Apple está tan interesado en este material es algo lógico. Imaginen si a los modelos Unibody se los comienza a fabricar con este material en vez de con el actual. Lo que tendríamos entre manos sería un ordenador con propiedades mucho mejores que las actuales.