Una de las cosas más necesarias para que se pueda evolucionar en el mundo de la robótica es, lógicamente, la inteligencia artificial. Hay que hacer que los robots puedan aprender por sí mismos y no necesiten que todo el tiempo los programadores o científicos tengan que estar metiéndole información.

Ahora los expertos de la Universidad de Bielefeld en Alemania desarrollaron un amigo robótico llamado BARTHOC que, como pueden observar en el video, se trata de un robot que solamente posee el torso. Él puede aprender, comunicarse en ciertas ocasiones con humanos y ejecutar instrucciones. Puede también identificar objetos, seleccionarlos, agarrarlos y separarlos. Todo esto mientras "conversa" con un ser humano.

Por ahora BARTHOC no es más que un prototipo y, como se podrán imaginar, este rústico diseño no será el final. Además todavía hay muchas cosas que mejorar. Una de las principales es la velocidad con la que funciona. Sea como sea, los expertos de la universidad ya están tratando de mejorar estos aspectos. Lo que se puede ver hasta ahora igualmente logra impresionar.