La tecnología 3D poco a poco se va a ir metiendo en nuestras casas hasta que todos las pantallas tengan esta tecnología como si se tratase de lo más normal del mundo. Obviamente siempre que se presentan nuevas tecnologías vienen con ella algunas cosas que van en contra de la corriente. En este caso, además del elevado precio de las gafas, es que muchas personas no pueden soportarla y se marean o les genera dolores de cabeza.

En la actualidad hay muchas, muchísimas compañías en todo el mundo para resolver estos inconvenientes y al parecer se está desarrollando una forma para solucionarles este problema a los usuarios afectados.

El anuncio viene de la mano de la gente de Toshiba, quienes trabajaron en gafas activas mejoradas y lograron mejorar el tiempo en el que se cierran y se abren (en realidad tienen un mecanismo que utiliza electricidad en algunos momentos y nada en otros). Esto le permite bloquear más luz cuando están cerradas y reduce el inconveniente que genera los dolores de cabeza.

El problema surge que cuando una de las dos lentes está cerrada lo que hace es permitirle al ojo izquierdo ver una porción de la imagen para que funcione la tecnología 3D correctamente. Esto, al achicar los tiempos de cerrado, mejoraría la tecnología.

Todavía esto está en el laboratorio y no podremos ver las mejoras en pantallas o cámaras ya que están tomándose su tiempo para poder mejorar todavía más este nuevo avance. Pero eventualmente formarán parte de las gafas.