Si te digo que te imagines un ventilador seguramente pienses en el clásico aparato de mesa de mesa de oficina, con el cabezal girando de izquierda a derecha y con sus aspas a toda velocidad, pero ¿y si te dijera que esa imagen va a cambiar? Yo aún estoy alucinando con el invento, porque resulta que Dyson nos presenta una innovación de las que pocas veces se ven.

Se trata de su Dyson Air Multiplier, que ya os mostramos en octubre de 2009, con el que cambian la imagen típica del ventilador por un elegante aro sin ruidos y sin aspas, que trabaja basándose en la dinámica de fluidos.

Si aún no te sorprende, espera a oír que mediante su mecanismo para generar corrientes de aire a través del cambio de presión (similar a los aviones) es capaz de aumentar el flujo de aire en 15 veces respecto a los ventiladores normales.

Todo ello además repercute en el buen diseño, la facilidad de limpieza y la reducción de peligros que pueden producir las aspas, sobre todo si tenemos niños en casa. ¿cuál es el problema entonces? Supongo que ya lo habrás pensado, y es que tanta innovación tiene un precio de $300, sin duda algo elevado para ser solo un ventilador. ¿Estarías dispuesto a pagarlo?

Tenéis toda la información en su web y os dejo con un nuevo vídeo para que veáis con vuestros propios ojos cómo funciona.