¡No te pierdas nuestro contenido!

Uno de los factores que se complican a la hora de tener vehículos eléctricos completamente funcionales es que no hay estaciones para cargar estos vehículos. De hecho, lo más seguro es que nunca en tu vida hayas visto una estación eléctrica como si se tratara de una de gas porque, prácticamente, no existen.

En un mundo futurista estas estaciones serán de lo más comunes y servirán para recargar la batería de nuestras bicicletas a batería, por ejemplo. Ahora la gente de Shin Nikkei, una compañía japonesa, desarrolló lo que podría llegar a convertirse en una posible solución en el día de mañana.

Se llama Charry y se trata de una pequeña caja que podría ser ubicada en prácticamente cualquier lugar y que no saldría demasiado cara. La idea es que los dueños de estacionamientos puedan adquirirlas para que sus usuarios las utilicen para sus vehículos.

La idea de esto es poder recargar pequeños medios de transporte como motocicletas o bicicletas y no tanto para grandes como automóviles. Pero considerando que en algunos países de Asia, por ejemplo, la bicicleta es uno de los principales medios, funcionará a la perfección.

Lo mejor de todo es que esto no se trata de un concepto como suele suceder, sino que se pondrá a la venta por US$2.700.